viernes, 26 de julio de 2013

Conducción eficiente

Mors 1901 RACMilborneOne
En periodo estival se producen más de 80 millones de desplazamientos por carretera. La mayoría de ellos se realizan en vehículos particulares, así que viene bien conocer una serie de recomendaciones que harán estos viajes más sostenibles:



  • Antes de partir es obligado revisar las recomendaciones de mantenimiento del coche, incluidas en su manual, así como comprobar que el nivel de aceite es el correcto. De esta forma se obtiene un óptimo rendimiento del vehículo y una reducción de emisiones de CO2.
  • La presión de los neumáticos debe ser la recomendada, ya que los neumáticos con una presión inferior a la adecuada pueden aumentar el consumo de carburante hasta en un 4%.
  • Hay que retirar cualquier objeto innecesario alojado en el maletero o asientos. Estos objetos aumentan el peso y cuanto más cargado esté el coche, más tendrá que trabajar el motor y más carburante gastará. De la misma manera, si su coche consta de portaequipajes y no lo va a utilizar, es conveniente retirarlo, porque ofrece una resistencia que aumenta el consumo.
  • El aire acondicionado sólo debe utilizarse cuando sea estrictamente necesario. En trayectos muy cortos a bajas velocidades, suele ser suficiente con bajar las ventanillas, con lo que el consumo de carburante y las emisiones de CO2 se reducen en un 10%. Por el contrario, cuando se circula a una velocidad elevada, sí es aconsejable subir las ventanillas y encender el aire acondicionado, puesto que las ventanillas ofrecen una resistencia aerodinámica que aumenta el consumo del vehículo.
  • La marcha debe iniciarse nada más arrancar el motor. Los motores modernos están diseñados para ser más eficientes cuando el conductor comienza el trayecto nada más arrancar el vehículo. Si efectúa una parada de más de un minuto, es adecuado apagar el motor, ya que se produce un gasto de combustible innecesario, así como su consiguiente emisión de C02.
  • Cuando la densidad del trafico y la carretera lo permita, la conducción debe realizarse en marchas largas (4ª, 5ª ó 6ª), ya que son las que menos carburante consumen. La conducción debe ser a una velocidad razonable, con suavidad, sin frenazos ni acelerones bruscos, que aumentan mucho el consumo y producen más C02.
  • Trate de anticiparse al tráfico, mantenga siempre una distancia razonable con respecto a otros vehículos para disponer de un amplio campo visual sobre la circulación y así evitar frenazos y aceleraciones innecesarias.
  • Siempre que sea posible, comparta su vehículo con otras personas, así evitaremos que haya más coches en circulación, reduciendo la contaminación y los atascos.
:: Grupo de Biblioteca Sostenible ::

viernes, 12 de julio de 2013

Lecturas sobre la biodiversidad

Hemos entrado de lleno en el verano y las vacaciones y el incremento del tiempo libre nos invitan a tomar un libro y disfrutar del placer de la lectura. Aquí van algunas sugerencias que nos pueden ayudar a tomar conciencia de la gravedad de la problemática medioambiental que aqueja nuestro planeta y a concienciarnos para empezar a actuar. 
James Lovelock, prestigioso científico creador de la célebre hipóteis de Gaia, que considera a nuestro planeta como un gigantesco sistema  vivo capaz de autorregularse,  pone sobre la mesa las pruebas de un futuro poco halagüeño para la humanidad. La desenfrenada carrera iniciada por nuestra especie en pos de un desarrollo sin límites nos está llevando a un callejón sin salida que puede conducir al final de la vida en la la Tierra, tal y como la conocemos hoy.  Para Lovelock ninguna acción humana que se pueda emprender ahora tiene la capacidad suficiente para reducir el daño que hemos infligido ya al planeta, incluido el cambio climático y sus devastadoras consecuencias. Por ello, propone soluciones, a veces muy polémicas, que permitan amortiguar de alguna manera el golpe, evitando nuestra extinción como especie.

En este libro Richard Leakey,  afamado paleontólogo, y Roger Lewin, escritor científico, centran su mirada en la historia de la vida en nuestro planeta. A lo largo del texto nos describen las cinco grandes extinciones  en masa que se han producido en tiempos geológicos, la más reciente hace 65 millones de años, cuando los dinosaurios se extinguieron de manera repentina. Cada una de estos episodios supuso un duro golpe para la vida, ya que en cada una de ellas desapareció al menos el 65 por ciento de las especies vivientes de su tiempo.  Por otro lado, también es cierto que estos episodios tuvieron un papel fundamental en la evolución y diversificación de la vida, al favorecer el surgimiento de nuevas formas  que ocuparon rápidamente, en términos geológicos, el hueco dejado.  Sea como fuere, si bien la causa de esas extinciones es todavía objeto de polémica científica (colisiones con asteroides, explosiones de supernovas,  erupciones masivas, etc.), todos están de acuerdo en su origen natural. Sin embargo, Leakey y Lewin, nos demuestran, aportando pruebas científicas irrefutables,  que el ser humano ha puesto en marcha ya con sus acciones la maquinaria de una sexta extinción en masa, tan temible como las anteriores. En estos momentos el fantasma de la extinción amenaza al planeta entero, incluida nuestra propia especie,  que puede seguir  irremisiblemente los pasos de otras como el dodo, la paloma migratoria o el alca gigante, a las que en su día abocamos a la extinción.


En esta obra Miguel Delibes de Castro, hijo del célebre novelista vallisoletano,  con una larga carrera a sus espaldas como biólogo y naturalista nos desvela qué es la biodiversidad y sus principales amenazas, analizando las razones que han llevado a la crisis actual de biodiversidad que aqueja a nuestro planeta. Con un estilo ameno y comprometido, el autor nos describe, ilustrándola con ejemplos, una problemática que amenaza con alterar de manera irreversible el futuro de nuestra especie.

miércoles, 3 de julio de 2013

Los Awá, el pueblo indígena más amenazado del mundo



Los Awá de Brasil, son el pueblo indígena más amenazado del mundo. En la selva del Amazonas aún resiste un puñado de ellos, todavía no contactados por nuestra civilización. Son los guardianes de los últimos retazos que van quedando de lo que un día fue el gran pulmón de nuestro planeta. Pero su existencia se ve fatalmente amenazada por el acoso de los madereros ilegales que queman sus bosques y los asesinan con total impunidad cuando se cruzan en su camino. Una historia tristemente repetida en los últimos 500 años pero que debe parar ya. En nuestras manos está colaborar para ponerle fin y decir alto y claro que no estamos dispuestos a aceptar esta barbarie.

Escribe al Ministro de Justicia de Brasil y difunde esta campaña.
Galería de imágenes de famosos que apoyan a los Awá