jueves, 22 de mayo de 2014

Echa una mano: ayuda a salvar los Virunga

El Parque Nacional africano, hogar de los gorilas de montaña, AMENAZADO POR LAS PETROLERAS

Gorilas de montaña / ©: WWF/Andy Rouse

Virunga es el parque nacional más antiguo de África, y se extiende al este de la República Democrática del Congo por 7.800 kilómetros cuadrados de extraordinarios paisajes: de sabanas a volcanes, de glaciares a campos nevados.
Virunga es una de las mayores áreas salvajes del mundo. Entre su rica vida salvaje se encuentra el 25% de todos los gorilas de montaña que sobreviven en libertad, 700 especies de aves, 109 especies de reptiles y 78 especies de anfibios. Además, en Virunga viven 216 especies de animales y 141 de plantas que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.




¿Qué pasa en Virunga?

El Gobierno de la República Democrática del Congo ha dado permisos para buscar petróleo en el 85% de la superficie del Parque Nacional de Virunga. La petrolera británica SOCO ya ha empezado a trabajar en ello, y podrían empezar con la exploración de la zona en cualquier momento.

¿Por qué no debe sacarse petróleo de Virunga?

La explotación del petróleo enterrado bajo el suelo de Virunga supondría un impacto enorme y aumentaría la presión sobre la asombrosa vida salvaje del parque. Además, se pondría en peligro el medio de vida de más de las más de 50.000 personas que dependen de Virunga para conseguir agua, comida, madera o pescado del lago Eduardo.

¿Qué reclama WWF?

Hay algunos lugares tan especiales que no pueden ser explotados de este modo. No se puede cruzar esta línea roja. Por eso reclamamos a SOCO que se mantenga fuera de Virunga.
La alternativa que planteamos es desarrollar la economía local de forma sostenible: el Parque Nacional de Virunga tiene el potencial de crear 45.000 puestos de trabajo permanentes desarrollando la energía hidroeléctrica, la industria pesquera y el ecoturismo. Según un informe publicado por WWF, el parque nacional podría generar 1.100 millones de dólares al año con un desarrollo sostenible.
Ayúda a evitar que se realicen exploraciones petrolíferas en un lugar que acoge algunos de los tesoros naturales más extraordinarios del mundo.

Firma la petición
Web de WWF España

martes, 13 de mayo de 2014

Para no dudar al separar

El problema de la contaminación y de qué hacer con los residuos que generamos se cuenta entre los más importantes a los que tiene que hacer frente nuestra sociedad. El agotamiento de los recursos, y la degradación de los ecosistemas naturales unidos al calentamiento global amenazan con acabar con la rica biodiversidad que puebla nuestro planeta, haciéndolo inhabitable para las generaciones futuras. Podría parecer que este es un problema ajeno a la realidad cotidiana del ciudadano medio, aquejado por otros problemas más acuciantes, y que es poco o nada lo que se puede hacer al respecto de manera individual. Nada más alejado de la realidad, pues está en nuestras manos empezar a cambiar esta situación y contribuir entre todos a promover un gran cambio social que modifique actitudes y actuaciones a todos los niveles. De nuestro comportamiento diario dependen muchas cosas.

Una actuación sostenible debe guiarse por las tres Rs: reducir, reutilizar y reciclar.  Como ciudadanos concienciados podemos exigir a gobiernos, instituciones y empresas que actúen de acuerdo con estos sencillos principios pero es imprescindible que primero empecemos por aplicarlos en nuestro ámbito personal.

A nivel individual es mucho lo que podemos hacer reduciendo el consumo innecesario, reutilizando lo que sea posible, regalando a amigos o conocidos o donando a organizaciones sociales lo que esté en buenas condiciones pero ya no nos va a servir y separando nuestros residuos ya desde el hogar. Para evitar que esta última faceta, la de la separación de los residuos, suponga un problema para el ciudadano, fundamentalmente por desconocimiento y falta de concienciación, las instituciones públicas se vienen esforzando en realizar una labor divulgativa de gran importancia.

En esta línea cabe enmarcar la campaña del Ayuntamiento de Madrid, Para no dudar al separar. Dentro de ella se realizan charlas informativas, exposiciones, etc. y se  incluyen materiales divulgativos dirigidos a los ciudadanos. Esta campaña también se ha desarrollado en el ámbito de las universidades, incluida la UNED, con la participación del Ayuntamiento de Madrid, Univerde-Consorcio Ciudad Universitaria y Ecoembes
Entre los materiales útiles para el ciudadano podemos destacar: 
:: Grupo de Biblioteca Sostenible ::

Un vertedero en el fondo del mar

Noticia Publicada en El País.

  • Diez años de investigación revelan gran acumulación de basura en los lechos oceánicos europeos. 
  • Organismos internacionales alertan del daño al ecosistema.
Naciones Unidas estima que cada año 6,4 millones de toneladas de basura acaban en los océanos de todo el mundo. Aves marinas, tortugas y mamíferos mueren al ingerir o enredarse en objetos de plástico, redes de pesca y otros residuos peligrosos. La degradación de algunos de ellos genera microplásticos que pueden contaminar toda la cadena alimenticia. El impacto más visual de esta suciedad marina son las gigantescas islas de plástico que flotan en varios océanos, como el llamado séptimo continente, un impresionante vertedero marino en el Pacífico al que se supone una superficie de entre tres y siete veces España. Pero, ¿qué ocurre en el lecho marino, allí donde nadie ha buscado esa basura?

Un estudio publicado ayer en PLOS One da respuesta a la pregunta. Varios equipos de investigadores de toda Europa han estado más de una década tomando muestras en 32 puntos repartidos por el Atlántico, el Ártico y el Mediterráneo. Y han encontrado que la basura generada por el hombre está en todas partes: desde las playas hasta los fondos marinos más profundos y más remotos. Lugares tan recónditos que ni siquiera se habían explorado hasta entonces. “En muchos casos, estas han sido nuestras primeras visitas. Ha sido sorprendente comprobar que nuestra basura ha llegado allí antes que nosotros”, resume Kerry Howell, de la Universidad de Plymouth (Reino Unido).