viernes, 25 de julio de 2014

El ser humano desencadena la sexta extinción masiva del planeta

322 especies de vertebrados terrestres han desaparecido desde el año 1500
Javier Sampedro Madrid 24 JUL 2014 - 20:04 
Publicado en EL PAÍS

Dodo, extinto en 1662. Fuente: Wikipedia
La extinción masiva de la fauna no es ninguna novedad: ha habido cinco en los 600 millones de años en que los animales hemos poblado la Tierra, causadas por varios tipos de catástrofes planetarias como el volcanismo masivo, los impactos de meteoritos y otras todavía no aclaradas. La novedad de la sexta extinción de la historia del planeta, la que vivimos ahora mismo, es que la causa somos los seres humanos. En cierto sentido, somos peores que un meteorito.

Los últimos datos, presentados en una colección de ensayos en la revista Science, resultan abrumadores, con 322 especies de vertebrados terrestres extintas desde el año 1500, y con el resto sufriendo una reducción media del 25% en el número de individuos, lo que en realidad es peor que las extinciones por su efecto en los ecosistemas. El cuadro es aún más oscuro entre los invertebrados, con declives del 45% en la población de dos tercios de las especies examinadas. Los científicos han acuñado el término defaunación (a semejanza de deforestación) para referirse a este grave fenómeno.La extinción es tan connatural a la evolución biológica como la muerte lo es a la vida: las especies nacen y mueren, justo como los individuos. Pero ha habido cinco extinciones en los 600 millones de años de historia animal que han destacado por su poder devastador. La peor de todas no fue la más popular —la de los dinosaurios—, sino otra que ya había ocurrido 200 millones de años antes: la extinción pérmica, que barrió del mapa la mitad no ya de las especies, sino de las familias que las abarcan por millares. Los braquiópodos y los corales se salvaron en los penaltis, pero el 70% de nuestros ancestros vertebrados no tuvieron tanta suerte.

La sexta extinción / Richard Leakey
y Roger Lewin
Sobre sus causas no acaban de coincidir los geólogos: pudo deberse a una crisis de temperatura, con la superficie marina superando los 28 grados y arruinando el estilo de vida de los animales que vivían ahí, y después destrozando todo lo demás en una cascada autoalimentada y catastrófica. Pero también está documentado un cambio brusco en el ciclo global del carbono en que se basa toda la biología. También entraron en erupción los volcanes de Siberia y, sobre todo, en la época se ensambló el supercontinente Pangea, que abarcaba a todos los actuales en una sola masa de tierra. En geología, cuando las cosas se tuercen no se quedan a medias.

“Claramente, la defaunación es tanto un componente ubicuo de la sexta extinción masiva del planeta como uno de los principales ejes impulsores de cambio ecológico global”, afirma Rodolfo Dirzo, de la Universidad de Stanford en California, y primer autor de una de las revisiones presentadas en Science, titulada escuetamente ‘Defaunación en el antropoceno’. El antropoceno no es un periodo geológico convencional, pero expertos en química atmosférica como el premio Nobel Paul Crutzen lo han adoptado para denominar la época en que la actividad humana ha empezado a generar efectos globales. Dirzo y sus colegas consideran que el antropoceno empezó hace unos 500 años, aunque hay otras opiniones.

“En los últimos 500 años”, dicen los científicos de California, Río Claro (Brasil), México, Oxfordshire y Londres, “los humanos han desencadenado una ola de extinción, amenaza y declive de las poblaciones locales de animales que puede ser comparable, tanto en velocidad como en magnitud, con las cinco previas extinciones masivas de la historia de la Tierra”. En las escalas de los geólogos, 500 años es ciertamente un pestañeo: ni siquiera los efectos del impacto de un meteorito tienen una duración tan corta, no hablemos ya del ensamblaje del supercontinente Pangea.

viernes, 18 de julio de 2014

Polémica por un video de Greenpeace, crítico con Shell y su colaboración con LEGO.

El martes de la semana pasada la ONG ecologista Greenpeace lanzó un vídeo en el que denuncia los planes de la compañía petrolera Shell para realizar prospecciones en el Ártico. En él se critica abiertamente el acuerdo de imagen firmado por esta empresa con la conocida marca LEGO, idolatrada por millones de niños en todo el mundo.

En opinión de Greenpeace,  una empresa como LEGO, que está haciendo un gran esfuerzo para que sus productos sean ecológicamente más responsables (reduciendo embalajes, usando papel FSC, buscando un producto alternativo para crear sus bloques y juguetes...), no debería mantener una alianza con Shell, que está empeñada en convertir al Ártico en su próximo objetivo de explotación petrolífera. Los ecologistas ven en el acuerdo entre ambas empresas un intento por mejorar la imagen de la petrolera entre las futuras generaciones, haciendo más aceptables sus prácticas entre los futuros consumidores.

Entre una gran polémica, el video que ha sido retirado al menos en una ocasión de YouTube a demanda de Warner Bros y vuelto a reponer, acumula ya más de 4 millones de visitas. Mientras tanto varios cientos de miles de personas se han sumado a la campaña de Greenpeace, LEGO: Everithing is NOT awesome.

Aquí os dejamos con el vídeo para que juzguéis vosotros mismos:

 

viernes, 11 de julio de 2014

Bruselas denuncia a España por tener abiertos 31 vertederos ilegales

La Comisión Europea también lleva al Tribunal de Luxemburgo un tramo del AVE a Almería
ELENA G. SEVILLANO Madrid 10 JUL 2014 - 21:09 CET
[Publicado en El País]

La permisividad con una treintena de vertederos ilegales que deberían llevar años cerrados ha llevado a la Comisión Europea a denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE. El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnick, considera que su departamento ha advertido suficientemente a España del incumplimiento y ha decidido llevar el procedimiento de infracción a la fase final, la denuncia ante el tribunal, que decidirá si condena y si impone multas. La comisión anunció ayer otra denuncia contra España por cuestiones medioambientales, en este caso porque asegura que las obras del AVE Sevilla-Almería han afectado a una zona de especial protección de las aves.

La Comisión Europea abre cada año entre tres y cuatro centenares de expedientes por incumplimientos medioambientales a los Estados miembros. Se trata de procedimientos largos, con varias fases en las que Bruselas y los países se intercambian cartas de acusación y alegaciones, respectivamente. Es poco habitual llegar al punto en el que la Comisión acaba llevando a un país ante el Tribunal de Justicia de la UE. Según fuentes comunitarias, ocurre en una decena de casos al año, para cuestiones relacionadas con el medio ambiente. En el caso de los vertederos, Bruselas recuerda que ha emitido numerosas “advertencias previas” y que España lleva años incumpliendo la directiva que los regula.

La directiva relativa al vertido de residuos, de 1999, obligaba a examinar las condiciones de los vertederos existentes y a decidir qué hacer con ellos: adaptarlos para cumplir los estrictos requisitos de seguridad o cerrarlos si no los podían cumplir. Bruselas dio a los Estados hasta julio de 2009 para poner al día estas instalaciones, pero España no lo ha hecho. Actualmente tiene, según informa el portavoz de Potocnick, tres vertederos pendientes de renovación para adaptarse a la legislación vigente —Ortuella, en el País Vasco, y Zurita y Juan Grande, en las Islas Canarias— y otros 28 que ya deberían estar cerrados.
[Continuar leyendo]

jueves, 3 de julio de 2014

Súmate al reto del agua

Fuente del Berro (Madrid). Autor Hugo Contreras
Fuente del Berro (Madrid)
Existe consenso entre los científicos a cerca de que el problema del agua constituye uno de los retos más importantes que habrá de afrontar la humanidad en los próximos años. Sobre todo si tenemos en cuenta el contexto de cambio climático y calentamiento global en el que vivimos actualmente, especialmente en nuestro país.

Su escasez, su calidad o más bien la falta de ella constituyen graves cuestiones que limitan el desarrollo de las sociedades humanas. Porque el agua es el soporte básico de la vida y su presencia es vital tanto en los ecosistemas naturales como en nuestros cultivos, industrias y ciudades. Sin agua es imposible la vida, por eso merece la pena que nos empeñemos en utilizarla racionalmente, no contaminarla y cuidar de los sistemas naturales que nos permiten seguir disfrutando de este auténtico tesoro. 

Pero para ello los gobiernos deben arbitrar las medidas oportunas para estimular el ahorro en la industria, las áreas urbanas y sobre todo en las actividades agrícolas, que no debemos olvidar que son las mayores consumidoras de agua. Deben también prevenir la contaminación, depurando las aguas residuales y cuidando de la integridad de los caudales (nuestro país ha sido condenado recientemente por la UE por incumplir la directiva del agua y advertido por no depurar correctamente sus aguas residuales).

Arroyo Meaques, Casa de Campo de Madrid. Autor Hugo Contreras
Arroyo Meaques, Casa de Campo de Madrid
Y además deben cuidar de las cuencas fluviales, de la integridad de su espacio y de su vegetación y fauna, desde el nacimiento de los ríos hasta su desembocadura, incluyendo las áreas húmedas, tan ricas en biodiversidad.

En este contexto, es mucho lo que los ciudadanos podemos y debemos hacer para cuidar del agua:

  • Cerrar un poco la llave de paso, no lo notaremos y ahorraremos mucha agua.
  • Ducharnos, en vez de bañarnos.
  • Llenar bien lavadora y lavavajillas, aprovechando si son precisos sus ciclos cortos.
  • Reparar lo antes posible cualquier avería que suponga una fuga de agua (un grifo que gotea puede perder más de 30 litros en 24 horas).
  • Utilizar cisternas de doble descarga.
  • Cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes, enjabonamos o afeitamos.
  • Utilizar especies autóctonas y otras menos exigentes en nuestros jardines y macetas, ya que requieren menos agua.
  • Regar al caer la tarde o al amanecer para minimizar las pérdidas por evaporación.
  • En verano, tener una jarra o botella en la nevera para evitar dejar correr el agua hasta conseguir que salga fresca.
  • Utilizar el agua sobrante de las comidas o de lavar las verduras para regar nuestras macetas.
  • No verter el aceite de cocina usado por el desagüe y en su lugar llevarlo al punto limpio.
  • No usar el inodoro como cenicero o cubo de la basura.
  • Cambiar el aceite de nuestro coche en un establecimiento autorizado que se deshaga del residuo de forma correcta para el medio ambiente.
  • Depositar las pilas usadas, especialmente las botón, en los contenedores habilitados al efecto.
Estos consejos, basados en un uso racional y sensato del agua, pueden marcar la diferencia.

Más información:
::Grupo de Biblioteca Sostenible::